Los acuerdos medioambientales multilaterales funcionan: ¡La capa de ozono se está regenerando!

Fuentes: TheGuardian, Vox.com y BBC News

Marc Jourdan, Gerente de Programas de las Naciones Unidas

shutterstock_26612932

TheGuardian ha informado que el gran agujero que la capa de ozono sobre la Antártida tenía parece estar regenerándose. Esto significa que el mundo esté en vías de solucionar en el futuro una de las mayores preocupaciones medioambientales de las décadas de 1980 y 1990, y ser una fuente de inspiración para aquellos que luchan por resolver la siguiente mayor crisis ambiental del nuevo milenio: el cambio climático.

Un estudio de investigación publicado en Science por científicos de los Estados Unidos y del Reino Unido, muestra que el tamaño del agujero de la capa de ozono se ha reducido, en promedio, alrededor de 4 millones de kilómetros cuadrados desde el año 2000. Las mediciones fueron tomadas durante el mes de septiembre de cada año, cuando el agujero de ozono comienza a abrirse cada año. El estudio indica que la eliminación gradual de las sustancias químicas clorofluorocarbonos (CFC) significa que «se prevé que, como resultado, la capa de ozono se recupere, aunque muy lentamente».

Pero, qué tan peligrosos son los CFC?

shutterstock_143073334En el pasado se les encontraba comúnmente en los aerosoles y en equipos de refrigeración. Los CFC pueden permanecer en la atmósfera durante más de 50 años, lo que significa que el agujero de ozono no podrá considerarse regenerado hasta 2050 o 2060.

El protocolo de Montreal, un tratado internacional de 1987 que fue ratificado por todos los Estados miembros de la ONU, incentivó con éxito a los países para que erradicasen el uso de los CFC en esos productos.

¿Una fuente de inspiración para los diseñadores de políticas climáticas?

La coautora del informe, Susan Solomon, del Massachusetts Institute of Technology, declaró a TheGuardian que tiene la esperanza de que, después de la exitosa erradicación de los nocivos CFC, se implementarían fuertes medidas internacionales para evitar las peores consecuencias del cambio climático.

A pesar del alto valor real de la industria de combustibles fósiles sobre el de las empresas que producen estos productos químicos, Solomon ve «un importante paralelismo» en los esfuerzos para superar estas dos crisis ambientales. Explicó que «es increíble ver con qué rapidez la innovación ha resuelto el problema con los CFC y, aunque nos deshicimos de ellos, continuamos teniendo aerosoles para el cabello y aire acondicionado. Estamos comenzando a ver lo mismo con el calentamiento global. Debemos analizar el problema del ozono y darnos cuenta de que los países pueden unirse y encontrar soluciones».

Una evaluación de las Naciones Unidas en 2014 sobre la regeneración de la capa de ozono incluye una cita del entonces subsecretario general de la ONU, Achim Steiner (y ex director del Programa Medioambiental de la ONU), donde indica que «el Protocolo de Montreal – uno de los tratados medioambientales más exitosos del mundo – ha protegido la capa estratosférica de ozono y evitado que una mayor radiación de rayos ultravioleta alcance la superficie de la tierra».

shutterstock_106925534Es indiscutible que el hecho de que el mundo se uniera y salvara la capa de ozono, esto no asegura que haremos lo mismo para enfrentar futuros problemas medioambientales tales como el cambio climático. Sin embargo, el caso de la capa de ozono sigue siendo el mejor ejemplo sobre cooperación internacional para detener un desastre ecológico lento, y que ¡en realidad fue un éxito!

Lecciones aprendidas en el acuerdo de París sobre el clima

Este ejemplo de cooperación exitosa tomó algunos años para realizarse durante las negociaciones internacionales sobre el clima (¡20 para ser exactos!) dado que el protocolo vinculante sobre el cambio climático firmado en Kyoto en 1998 fracasó y que el subsiguiente intento por renovarlo en Copenhague en 2009 también fracasó, quedando claro que sería necesario crear un nuevo tipo de acuerdo para promover un enfoque y solución innovadores al problema.

shutterstock_298797602

El carácter voluntario resultante del Acuerdo de París sobre el Clima responde a esa interrogante. Tal como Vox informó en diciembre del año pasado, este método garantizaba la participación universal de todos los Estados Miembros de la ONU, dado que tanto los países desarrollados como los en desarrollo presentaron sus compromisos nacionales. El carácter voluntario del acuerdo significaba que los países podían sentirse más cómodos diseñando planes ambiciosos.

Por lo tanto, se hizo historia en París el 12 de diciembre de 2015 cuando los representantes de aproximadamente 200 Estados Miembros de la ONU se reunieron en un centro de exposiciones en el norte de la ciudad capital francesa ¡a fin de adoptar un acuerdo global para ayudar a combatir el cambio climático!

A la diferencia del Protocolo de Montreal y de los esfuerzos por cerrar el agujero en la capa de ozono, un acuerdo internacional por sí solo no será suficiente para abordar el problema complejo del cambio climático, pero hará que sea muy difícil para aquellos que niegan el cambio climático y para los emisores de carbono evitar abordar el problema. Por lo tanto, París establece una base sólida para que se realice un mayor progreso en el tema del clima, y con ayuda de la sociedad civil, con más iniciativas populares, exigencias en favor de la justicia climática, y apoyando a las comunidades que históricamente han dependido de los combustibles fósiles, podemos contribuir ¡a que se vuelva realidad un futuro que funcione con 100% de energía limpia!

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s