Una nueva conversación en educación e innovación en América Latina

Blogger invitado: Gabriel Sánchez Zinny, fundador de http://www.kuepa.com, blogger en el Huffington Post, autor de “Educación 3.0 The Struggle for Talent in Latin America”.

OECD-PISAEn unos meses se tomarán las pruebas PISA (Programa Internacional para la Evaluación de Estudiantes) a una muestra de alumnos de 15 años de edad en más de 70 países, entre ellos varios de América Latina (aunque lamentablemente todavía son muy pocos). Esta prueba, realizada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE), analiza cada tres años el rendimiento de los estudiantes y genera una valoración estandarizada de los alumnos a nivel internacional.

Las pruebas generan mucha controversia sobre el diseño, la metodología y la implementación, pero es innegable que han traído a la comunidad de países un necesario debate sobre la calidad educativa y, en América Latina en particular, han generado conciencia entre gobiernos, líderes sociales e instituciones privadas acerca de la importancia de enfocar los esfuerzos para mejorar los sistemas educativos, en especial en las escuelas más vulnerables. Es aquí, en esta disparidad en el acceso a una buena educación, donde comienza la desigualdad social que tanto afecta a la región.

A su vez, estas evaluaciones internacionales no sólo han producido debate entre la dirigencia, sino que parecen estar también generando mayor conciencia entre los ciudadanos y la sociedad en general sobre la baja calidad educativa que existe en los países. Esto es muy positivo, porque únicamente con una mayor demanda social se lograrán reformas educativas de largo plazo, sostenibles en el tiempo.

Innovation EducationEs un gran avance que ya varios países de la región estén participando en PISA, pero tenemos que seguir alentando a que todos lo hagan. En una economía cada vez más centrada en el conocimiento, con una profunda expansión de la automatización de las industrias y una marcada inserción de las tecnologías en el mercado laboral, la búsqueda de talento es muy competitiva y global. Un estudiante en la República Dominicana compite por un trabajo con otros estudiantes en Polonia, Singapur o Chile, y cualquier otro país del mundo. Las empresas y organizaciones identifican talentos sin restricciones de fronteras; ya la búsqueda no se reduce únicamente a la región o localidad donde operan.

Según la UNESCO, el número de inmigrantes altamente calificados casi se duplicó en la última década, pasando de 12 a 20 millones de personas, provenientes en su mayoría de países en desarrollo. Los países que más están avanzando en su desarrollo entienden que la competitividad proviene principalmente de su capital humano. En América Latina no podemos seguir permitiendo que se fuguen los mejores talentos.

En este mundo global y competitivo, Latinoamérica, según la última prueba PISA (2012), está rezagada con respecto a sus niveles de calidad educativa. Sigue siendo fundamental compararse entre países de la región y otras naciones para entender qué aspectos requieren mejorarse y qué políticas están funcionando en otros lugares. En los últimos años hemos aprendido que únicamente con mayor inversión no se mejora la calidad educativa. Todos los países de la región han aumentado sus niveles de gastos, algunos mayores al 6 por ciento de su Producto Interno Bruto (PIB), superando la media de los países desarrollados. Más inversión en educación es algo positivo, pero no suficiente.

education latin americaEn América Latina necesitamos una nueva conversación que acelere el traer nuevas ideas para mejorar la calidad educativa. Una aproximación conservadora, gradual, solo lograría que más generaciones de jóvenes queden rezagadas y con deficientes habilidades y capacidades para adaptarse al mundo laboral de este siglo. Es urgente inyectarle innovación a los sistemas educativos, nuevos actores, más emprendedores sociales, fundaciones y empresas del sector privado. Innovación en todos los ámbitos y, en especial, en el referido a las nuevas tecnologías.

Pero no será posible implementar estas nuevas reformas sin mayor liderazgo educativo. Parece existir mucho consenso en la región sobre las reformas pendientes, pero pocos ejemplos donde se estén realmente implementando. Algunas ciudades como Buenos Aires y Río de Janeiro han contado con líderes educativos como Esteban Bullrich y Claudia Contín, que han sabido alinear a los diferentes actores del sistema para implementar cambios que ya están mostrando resultados. Lo mismo ha hecho Gloria Vidal en Ecuador y actualmente Gina Parody en Colombia.

La nueva conversación en educación requiere también repensar cómo atraer más talento al sistema educativo, no sólo a nivel de maestros sino también de los dirigentes, de las autoridades. Como sostenemos en nuestro libro recientemente publicado, Educación 3.0 The Struggle for Talent in Latin America, «hacen falta más líderes en el sector educativo que puedan lidiar con los diferentes actores del sistema, desde el sector empresarial hasta las agrupaciones sindicales, y que entiendan que la política es fundamental para obtener resultados que impacten en la calidad de aprendizaje de los jóvenes».

Nov-2011-Innovation-in-Education-1170x434Innovación y liderazgo son probablemente las mayores necesidades que existen en la región para mejorar la calidad educativa. Tenemos frente a nosotros la oportunidad de traer estos temas a la agenda y debate públicos para provocar el cambio que queremos en Latinoamérica.

Siga a Gabriel en Twitter @gzinny

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s